Yo.0

Sebastián Moncada

La primavera izada en el invierno

 

Con un rayo mortífero y certero
desatando su estela poderosa.
Con una sacudida prodigiosa
y memoria glacial, el aguacero

va arrancando con hielo como acero,
descuajando los versos de la prosa
blindada, impenetrable y nebulosa;
los retales de flor de un limonero.

Donde voy contendiente y voy sediento,
seco de mar y seco de poesía,
ven y derrama el alma en el cuaderno

como en un temporal de lluvia y viento,
y enséñame a la luz del mediodía
la primavera izada en el invierno.

 

 

 

Tags: Poesía de secano

ImprimirCorreo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2smodern

¡Esquirols o morir!

¡Que impere la Raza!