Yo.0

Sebastián Moncada

Chusma

Hace un momento, viniendo del trabajo, me he cruzado con una piltrafa de hombre -harapiento, sucio, roto- que empujaba un carro de chatarra a contramano y cuesta arriba por el puente. Cada pocos metros se vencía unos pasos, con un esfuerzo desesperado e indiferente a un aullido de cláxones de jauría envalentonada. Al verlo, tan digno y tan decente, me he acordado de vosotros y de vuestras maneras, chusma. Canallas. Ladrones. Ratas.

 

 

 

Tags: Hijos de puta

ImprimirCorreo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2smodern

¡Esquirols o morir!

¡Que impere la Raza!