Yo.0

Sebastián Moncada

La astilla

La astilla

 

Humareda inservible, moridera,
divergencia serrada y un fragmento
murmurando en hollín su testamento,
lentamente, como si se extinguiera.
Lumbre y ceniza, escoria de madera,
del verde vivo al verde ceniciento,
molecular, transida de elemento
por la letal torpeza carpintera.
Principiante de nada mas ardiente
en su suerte finada de frescura
y en su designio vil de carbonilla.
Destemplado tizón, incandescente
tosquedad y labor de tajadura:
sacramento del fuego en cada astilla.

 
 

Tags: Poesía de secano

ImprimirCorreo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2smodern

¡Esquirols o morir!

¡Que impere la Raza!