Yo.0

  • Te doy una canción

    Escrito por
    Escrito el Sábado, 02 Junio 2018

     

    Cómo gasto papeles recordándote.
    Cómo me haces hablar en el silencio.
    Cómo no te me quitas de las ganas
    aunque nadie me vea nunca contigo.
    Y cómo pasa el tiempo
    que de pronto son años
    sin pasar tú por mí
    detenida.

    Te doy una canción si abro una puerta
    y de las sombras sales tú.
    Te doy una canción de madrugada,
    cuando más quiero tu luz.
    Te doy una canción cuando apareces
    el misterio del amor,
    y si no lo apareces no me importa:
    yo te doy una canción.
     
    Si miro un poco afuera, me detengo.
    La ciudad se derrumba y yo, cantando.
    La gente que me odia y que me quiere
    no me va a perdonar que me distraiga.
    Creen que lo digo todo,
    que me juego la vida,
    porque no te conocen ni te sienten.
     
    Te doy una canción y hago un discurso
    sobre mi derecho a hablar.
    Te doy una canción con mis dos manos,
    con las mismas de matar.
    Te doy una canción y digo Patria
    y sigo hablando para ti.
    Te doy una canción como un disparo,
    como un libro, una palabra, una guerrilla,
    como doy el amor.
     
                          Silvio Rodríguez
    Etiquetas: Hyperpoesía
    1 comentario Visto 19 veces Leer más...
La collación del poli

 

La otra noche, de reunión con unos amigos, salió a la segunda botella el tema de los generadores aleatorios de cosas, y apenas daré más detalles.

Hay generadores para todo, hasta para artículos de "Semana Santa", como el que está probando el Diario de Sevilla. El funcionamiento es sencillo y ocurrente, basado en la combinación de categorías gramaticales variables, aunque el de la Semana Santa debe ser una versión beta, porque le faltan cosas.

Tiene lo de la nostalgia familiar, la ilusión infantil, y lo de que si el padre y el abuelo, pero le faltan las novias. Tiene las referencias cosmológicas al "tiempo" y al "instante", así como su desdoblamiento a lo "efímero" (como guiño a la Feria, seguro); y tiene su "alfa y omega" metido como sea en alguna parte, aunque le falta encopetarse la picha más claramente con "lo espacial" y con alguna cita sobre la relatividad o la Teoría de Cuerdas. Lleva sus "buganvillas" y sus "damascos", pero es imperdonable que al programador se le hayan pasado las "jacarandás" y los "plataneros". Tiene su geografía de San Juan de la Palma y de la calle Feria, oh, pero no habla de "la collación de San Lorenzo", ni de la "dualidad intramuros/extramuros de la ciudad", ni de ninguna otra "dualidad", ahora que lo pienso. Sí incorpora el "botellín" como alarde de perspicacia etnográfica ante el detalle, pero sin nada para picar. Da sus lecciones de buen gusto con la crítica a los escotes, pero ni mú sobre el chándal. Y, aunque cita a algunos expertos, no dice nada que dijera Isidoro Moreno, y eso no puede ser.

En fin, que me he acordado de Oliverio Girondo al leer lo del "ingenio de los vecinos": "¡Cristos ensangrentados como caballos de picador! ¡Cristos estirados en una lona de bombero que acaban de arrojarse de un balcón!"

Voy a ver si me lo bajo y hago, para el Corpus, uno sobre el alfa y el omega de mis vecinos de la collación del Poli del Tiro de Línea, arriba en la foto.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

¡Esquirols o morir!

¡Que impere la Raza!

Web Analytics