Yo.0

Domingo, 27 Mayo 2018 10:18

Juego de tronos

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Por cambiar de tema... Siguiendo la recomendación de algunos amigos, he terminado de ver -como Dios manda y en actitud devota- las seis temporadas de Juego de Tronos. Entonces, mientras musitaba lo de ¡Ya, por fin! y meditaba distraídamente con el mando en la mano apuntando al techo, he reparado en que han añadido la séptima. Y la he visto también.

A veces tiene diálogos interesantes, vale. A veces representa disyuntivas interesantes, vale. Tiene guionistas potentes, vale. Me pido fan de Cersei Lannister, vale. Me ha gustado el personaje.

Punto, aparte y pausa.

Bueno: Juego de Tronos.

Para los que no la habéis visto, cien por cien recomendada. En serio. No seáis carcas. Mirad a Monedero. Le preguntaron si veía Juego de Tronos y respondió ¡Uf, no!. ¿Queréis terminar vistiendo chalecos grises como Monedero? No, ¿verdad?. Entonces vedla y no la dejéis en la segunda temporada ni nunca, hasta el final. Lo mejor va a empezar siempre justo ahí, cuando decidáis dejarla. ¿Os la vais a perder? Anda ya. Es una serie que hay que ver para poder seguir la política actual sin quedarse pez, para poder deconstruir una narrativa referenciada en la adecuada ética distópica.

Tiene partes insufribles, es verdad, muchas, pero está bien hecha y es entretenida. Lo pasaréis bien. Trata de un grupo de guapos que se disputan un trono. Entonces, a veces se enfadan entre ellos y se cortan partes: las cabezas, las manos, las pollas, según la suerte. Lo siento, lo sé, está feo lo de las pollas, pero es así de descarnado todo... No, no, porque ellos dicen "vergas", que es a la vez más fino y más cimarrón... Y esta es una de sus claves: la violencia y el sexo descarnados pero finos, como la acción directa de Omnium Cultural.

Está ambientada en una especie de Medioevo -palabra que por siempre me retrotraerá al impenetrable libro de Eugene Garin- idealizado, fashion, mítico, intemporal, fabuloso y disparatado, con enigmas por doquier -grabados, jeroglíficos, gestos, poses- que significan cosas, como guiños a los seguidores inteligentes.

A mí las series de ficción de esta clase siempre me han echado para atrás. Es aparecer un dragón, un gnomo o un árbol que habla, y tirarme yo ya al suelo voluntariamente a morir. Pero esta la he visto entera, ¿eh? Esta es diferente. Os lo digo yo. Los que tenéis dudas: vedla. En serio. No os quedéis solos en el mundo. Si hasta Monedero la ha visto ya.

 

Visto 67 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Web Analytics