Yo.0

Domingo, 25 Mayo 2014 07:21

Generador de artículos de Semana Santa

Collación del PoliLa otra noche, de reunión con unos amigos, salió a la segunda botella el tema de los generadores aleatorios de cosas, y apenas daré más detalles.

Hay generadores para todo, hasta para artículos de "Semana Santa", como el que está probando el Diario de Sevilla. El funcionamiento es sencillo y ocurrente, basado en la combinación de categorías gramaticales variables, aunque el de la Semana Santa debe ser una versión beta, porque le faltan cosas.

Tiene lo de la nostalgia familiar, la ilusión infantil, y lo de que si el padre y el abuelo, pero le faltan las novias. Tiene las referencias cosmológicas al "tiempo" y al "instante", así como su desdoblamiento a lo "efímero" (como guiño a la Feria, seguro); y tiene su "alfa y omega" metido como sea en alguna parte, aunque le falta encopetarse la picha más claramente con "lo espacial" y con alguna cita sobre la relatividad o la Teoría de Cuerdas. Lleva sus "buganvillas" y sus "damascos", pero es imperdonable que al programador se le hayan pasado las "jacarandás" y los "plataneros". Tiene su geografía de San Juan de la Palma y de la calle Feria, oh, pero no habla de "la collación de San Lorenzo", ni de la "dualidad intramuros/extramuros de la ciudad", ni de ninguna otra "dualidad", ahora que lo pienso. Sí incorpora el "botellín" como alarde de perspicacia etnográfica ante el detalle, pero sin nada para picar. Da sus lecciones de buen gusto con la crítica a los escotes, pero ni mú sobre el chándal. Y, aunque cita a algunos expertos, no dice nada que dijera Isidoro Moreno, y eso no puede ser.

En fin, que me he acordado de Oliverio Girondo al leer lo del "ingenio de los vecinos": "¡Cristos ensangrentados como caballos de picador! ¡Cristos estirados en una lona de bombero que acaban de arrojarse de un balcón!"

Voy a ver si me lo bajo y hago, para el Corpus, uno sobre el alfa y el omega de mis vecinos de la collación del Poli del Tiro de Línea, arriba en la foto.

 
Publicado en Yo.0
Viernes, 20 Junio 2014 06:45

Devociones

 

Hoy, de vuelta a casa, me he parado a recitarle una letanía a la pella de barro -"eso de ahí son los ojitos y aquello es la boquita"- que representa a la obrera sevillana en el homenaje al movimiento obrero en la plaza del Primero de Mayo, en la esquina del Canódromo. La obra, de autor desconocido, tiene su mérito -y grande-, pero tendría que ser también un homenaje a los comboys de una peseta y a los que hacen proyectos contrarreloj yy a última hora.

—Deja ya de darle vueltas. Coges la pella como esté, la pones en el mostrador del registro y que te sellen la copia.

La verdad es que la estatua no me gusta mucho, pero, para gustos, los colores. Y no digo para devociones. Señor, he escrito estatua y tendría que haber escrito imagen, sevillanamente. Porque yo, allí -lo juro, lo juro, lo juro-, he visto a un jipi depositar una lata con flores y plantarse a sus pies, todo lo de abajo, en actitud devota. Los datos de paro de los Tres Barrios, Juan XXIII y Su Eminencia serán los que sean, pero no serán por falta de ternura ni de fe.

En fin, que al pasar por la pella me he acordado de Niccolo Tommaseo, il Cagalibri de Campo Santo Stefano en Venecia, otro que no se aguanta de pie, al parecer.

 

 
Publicado en Yo.0
Web Analytics